fbpx

Programa “Foco in Bío Bío” IRADE Concluye Satisfactoriamente Proyecto co financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

Programa “Foco in Bío Bío” IRADE Concluye Satisfactoriamente Proyecto co financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

El programa de “Fortalecimiento de la competitividad a través de la gestión de la innovación en la Región del Bio Bío”, también llamado “Foco in Bio Bío”,  ha sido ejecutado por el Instituto Regional de Administración de Empresas – IRADE, entre Enero de 2008 y Mayo de 2012. El programa  focalizó su acción en dos territorios que a nivel agregado abarcan 13 comunas de la Región del Bio Bío (la segunda en tamaño poblacional y económico del país) y se caracterizan por su marcada vocación productiva: el  Polo Metalmecánico Pencopolitano (PMP) y el Territorio del Valle del Itata (TVI).

 

Pese a su cercanía, ambos territorios presentan características socioeconómicas y productivas muy distintas. Mientras el PMP concentra la producción metalmecánica del Bio Bío, con un  tejido local de PYME y gran empresa relativamente articulado, aunque con importantes desafíos en materia de productividad y actualización tecnológica, el TVI presenta una vocación productiva marcadamente silvoagropecuaria, con altos índices de pobreza y de ruralidad.

 

Grandes objetivos: Mejorar las capacidades competitivas y fortalecer la articulación de redes empresariales y productivas

 

El programa FIBB apuntó, en términos de su fin y propósito, a dos objetivos relevantes en cada uno de estos territorios: por una parte mejorar las capacidades competitivas de segmentos específicos de la MiPyME local, cuya evolución y desempeño reciente a nivel regional revela un escaso dinamismo, reflejado en una de las  tasas  regionales de  desempleo más altas del país, y por otra parte contribuir a la articulación de redes empresariales y cadenas productivas, así como una mayor interacción entre el sector público, empresas y entidades de conocimiento de la Región.

 

El Programa se orientó a trabajar con 30 PyME en el PMP y 30 MyPE en el TVI, estructurando sus actividades en torno a cuatro componentes: I. Difusión de mejores prácticas y formación de redes; II. Generación y fortalecimiento de capacidades de gestión de procesos de innovación; III. Formulación e implementación de proyectos concretos de innovación; y IV. Monitoreo.

 

El presente informe entrega los resultados de la evaluación final del programa, integrando, a partir de evidencias cuantitativas y cualitativas, diferentes dimensiones: pertinencia, relevancia, nivel de cumplimiento de los objetivos e indicadores de resultado considerados en el marco lógico, percepción de los resultados y efectos del programa desde la perspectiva de los distintos actores, eficacia del modelo institucional adoptado, desempeño financiero y administrativo de la ejecución del programa, y cumplimento de las actividades programadas.

 

Las empresas que culminaron su participación en el Programa fueron 22 del PMP, y 22 del TVI. Es importante señalar que la ejecución de este Programa se vio afectada por eventos que alteraron de alguna manera los supuestos referidos a las condiciones de entorno definidas con anterioridad a la ejecución, durante la fase de diseño. En primer lugar, la profunda crisis financiera internacional desencadenada durante la segunda mitad de 2008 y que se prolongó durante 2009, generó un escenario recesivo que afectó fuertemente la economía regional, con particular fuerza a las empresas del polo metalmecánico pencopolitano. En segundo lugar el fuerte terremoto y tsunami del 27 de Febrero de 2010, que en la Región alcanzó magnitud 8,8º en la escala Richter, impactó fuertemente y por un largo periodo a las empresas locales, tanto directamente al sufrir diversos daños en sus activos productivos, como indirectamente al limitarse severamente la conectividad regional durante un prolongado periodo, llevando a muchas de las empresas a concentrar todos sus esfuerzos en responder frente a una situación de emergencia y posteriormente atender una demanda extraordinaria y urgente debido al proceso de reparaciones y reconstrucción post terremoto. Un tercer factor que también influyó en la ejecución de este programa, es que en Marzo de 2010 asumió un nuevo gobierno a nivel nacional y regional, el cual por primera vez en veinte años, no ha sido de continuidad política respecto del anterior. Esta circunstancia sumada a la emergencia que vivía el país, y la Región en particular, luego del devastador terremoto, significó un proceso más lento y complejo de familiarización y vinculación de las nuevas autoridades regionales y locales con el programa, con respecto a lo proyectado originalmente.

 

Evaluación arrojó resultados altamente satisfactorios en la ejecución del Programa

A pesar del deterioro referido en las condiciones de entorno durante la ejecución del programa, la evaluación entrega resultados generales bastante satisfactorios, en términos de administración, desempeño, resultados y efectos del mismo, y al mismo tiempo aprendizajes que  deben tomarse en cuenta en futuros proyectos de alcance similar.

 

Uno de los aspectos relevantes del diseño del programa, que no logró sostenerse en pleno funcionamiento durante todo el período de ejecución, fue el modelo institucional adoptado, que consideraba instancias colegiadas en varios niveles o “pisos”, con representantes públicos, privados y académicos, cuyo papel era fortalecer la gobernanza del proyecto, apoyando estratégicamente el trabajo de la Unidad Ejecutora, al nivel tanto del programa global como del trabajo en cada territorio. La evaluación revela que los cambios ocurridos en el entorno del proyecto al término de su segundo año de operación afectaron la operatividad de tales instancias de manera importante, dificultando las convocatorias, y alcanzar los quórums requeridos para sesionar.

 

El estudio de los informes de ejecución del programa, así como los resultados de las entrevistas en profundidad proveen evidencia de un adecuado desempeño de la Unidad Ejecutora, responsable por el cumplimiento satisfactorio de las actividades, y un alto estándar de entrega en la gran mayoría de ellas. Sin perjuicio de ello, en el informe se identifican fortalezas y debilidades asociadas al desempeño de la UE, las cuales alimentan el análisis de sostenibilidad del programa.

 

IRADE, tras la ejecución de este Programa, se constituye en una institución idónea para asumir nuevos desafíos en este ámbito

 

Con respecto a la sostenibilidad institucional, la evaluación permite validar la idoneidad de IRADE para asumir el rol ejecutor de futuras iniciativas similares o de continuidad al programa en la Región, destacando la importancia de que en futuras iniciativas se fortalezca el compromiso y coordinación con las instituciones públicas, universidades y grandes empresas con presencia en el territorio.

 

El análisis de sostenibilidad técnica del programa enfatiza la importancia de asegurar la calidad de los contenidos y servicios a ofrecer, así como de mantener el nivel de profesionales con conocimiento y experiencia acorde a los territorios de intervención, y tal como ocurrió durante el programa, que la UE procure conformar un equipo estable, evitando la rotación de profesionales, para asegurar coherencia y continuidad en la gestión y coordinación de sus múltiples actividades.  Se plantea además la conveniencia de fortalecer la inclusión de actividades de acompañamiento tales como ruedas de negocio, misiones de aprendizaje, traídas de expertos, y formulación y gestión asistida de proyectos de innovación, todas ellas altamente apreciadas por las empresas destinatarias del programa.

 

En cuanto a la sostenibilidad financiera del programa y sus efectos a futuro, tal vez uno de los hallazgos más relevantes que esta evaluación entrega, es la evidencia de que las MiPyME pueden valorar y aprovechar los espacios de aprendizaje, y vinculación empresarial, en la medida que vayan acompañados de acciones que les permitan visualizar resultados concretos a partir de desafíos u oportunidades competitivas. Este tipo de intervenciones integrales requiere, sin embargo, múltiples capacidades profesionales y esfuerzos de articulación institucional, que difícilmente puede ser costeado en su totalidad por el conjunto de las MiPyME destinatarias, por lo que es muy importante el concurso de entidades del nivel nacional y territorial dispuestas a cofinanciar este tipo de esfuerzo.

Inteligencia artificial y el cambio cultural en las Empresas