Segundo Estudio de Percepción Empresarial Irade: Crisis productiva y centralización de las decisiones son los principales problemas que afectan a la Región del Biobío

Publicado el jueves 14, noviembre, 2013

portada-estudio_v3

 boton_descargar_-reporte

  • Ochenta ejecutivos y empresarios participaron en la encuesta que busca conocer su percepción sobre la situación económica de las empresas, las expectativas a futuro y la evolución de la región, en vísperas de las elección presidencial y parlamentaria, y qué medidas debe tomar el gobierno central para impulsar el desarrollo regional. 

 

Concepción, 14 de noviembre, 2013.- Para el 46% de los empresarios y ejecutivos entrevistados por el Estudio de Percepción Empresarial de Irade, la crisis productiva representa el principal problema de la Octava Región. Esta percepción aumenta en 15 puntos comparada con el estudio anterior realizado en julio pasado (31%). La centralización de las decisiones fue mencionada por el 34,2, subiendo del 23%, de la encuesta de julio. La incertidumbre política bajó de un 13% a un 4% y el factor capital humano (insuficiente mano de obra y fuga de profesionales) disminuyó de un 20% a un 4%. El déficit en infraestructura y conectividad fue mencionado por un 11,8% versus 13% en el estudio anterior.

“La finalidad del estudio fue conocer su percepción sobre la situación en que se encuentran sus empresas e instituciones, las expectativas a futuro en vísperas de la elección presidencial y parlamentaria, las preocupaciones y los factores que dificultan la actividad empresarial y principalmente la evolución de la región, en términos de desarrollo económico y emprendimiento”, explicó Eduardo Abuauad, vicepresidente del Directorio de Irade.

A la pregunta sobre cómo definiría la situación actual de su empresa, un  70% contestó que buena, el 25% regular y 5% mala. Por su parte, la situación económica regional en la actualidad fue calificada como buena  por un 20%, regular un 67,5% y mala un 12,5%.

El 55,8% de los entrevistados opina que en los próximos 6 meses la situación general de sus empresas no variará respecto a la situación actual. Esta cifra es más optimista que el estudio anterior, donde el 45,5% opinó lo mismo. El 6,5% indicó que la situación va a empeorar versus 16,7% de la evaluación anterior. Un 37,7% opinó que mejorará.

También hay mayor optimismo en relación a la evolución de la actividad económica de la región en los próximos 6 meses. Un 72,7% opinó que no variará versus el 53% de la encuesta anterior, disminuirá 16,9% versus 33,3% del estudio anterior y aumentará 10,4% versus 13,6% de la evaluación del mes de julio.

Entre los principales factores que pueden dificultar la actividad de su empresa o la marcha de su negocio, como primera mención se indicó la disminución de la demanda (25,9%), el aumento de la competencia (19,5%) y el aumento del costo de la energía (14,3%). Factores como las movilizaciones sociales fueron nombrados sólo por un 7,8% y la incertidumbre política, un 6,5%.

Frente a la pregunta sobre qué medidas debería tomar el gobierno central para impulsar el desarrollo regional, en primer lugar se mencionó la descentralización de las decisiones (26,3%, la que sin embargo disminuye en casi 13 puntos comparado con la encuesta de julio. En segundo lugar se indicó la generación de incentivos tributarios para la región y el desarrollo de clusters económicos competitivos (ambos con el  17%).

Los empresarios y ejecutivos también calificaron a las mejores comunas que favorecen la inversión privada. En primer lugar salió Concepción con un 30%, Talcahuano con el 13,2% y San Pedro de La Paz y Coronel con un 11,8% cada una. Sin embargo, más de un 18% de los entrevistados contestó que no sabía o ninguna.

A juicio de los entrevistados, durante estos 3 años han habido avances en la región, pero no lo suficientes:  Avances en concesiones / infraestructura (23% bastante, 60,8% algo, 16,2% nada); fomento a las PYMES (15% bastante, 57,5% algo y 27,5% nada); calidad de la educación (13,5% bastante, 44,6% algo y 41,9% nada); productividad de las empresas (12,2% bastante, 64,8% algo, 23% nada) innovación e emprendimiento (10,8% bastante, 73% algo, 16,2% nada); honestidad y transparencia en las instituciones (9,5% bastante, 75,7% algo, 14,9% nada);  modernización del Estado (9,5% bastante, 48,6% algo, 41,9% nada); desregulación / competitividad (1,4% bastante, 50% algo, 48,6% nada); solución al problema energético (24,3% algo y 75,7% nada).

El Estudio de Percepción Empresarial también preguntó la opinión sobre cuál deberían ser las principales reformas del próximo gobierno. En primer lugar se mencionó la energética (58%), educación (20,3%), tributaria (8%), salud (6,6%), laboral (5,4%) y pensiones (1,4%).

Frente a las principales proclamaciones anunciadas por los comandos presidenciales en el mes de octubre, un 100% de los encuestados afirmó estar de acuerdo con tener incentivos tributarios para emprendimiento a PYMES, un 98,5% estuvo de acuerdo con fortalecer la institucionalidad ambiental, mientras que el 45% estuvo de acuerdo y 55% en desacuerdo frente un posible rol competitivo del Estado en el sistema de pensiones.

El alza de impuestos a las empresas por una reforma tributaria concitó un rechazo del 52,7% versus el apoyo del  47,3% y la eliminación progresiva del FUT, un 71,6% de oposición y un 28,4% de aprobación.  Frente a la afirmación de que el Estado no debe asumir responsabilidad en la calidad del sistema universitario, un 15,1% estuvo de acuerdo y 84,9% en desacuerdo.