AGOP presentó 13 desafíos para el Biobío en materia de productividad, desarrollo y paz social

Publicado el lunes 15, marzo, 2021

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Las entidades productivas y gremiales del Biobío, comprometidos con el desarrollo y el bienestar de los habitantes de esta parte del país, han trabajado para formular una visión y propuestas en busca de ser un aporte para contribuir más allá de la irremplazable labor empresarial, productiva y gremial que cada uno de sus integrantes individualmente contribuye.

 

  • Poner fin a la violencia rural, potenciar las actividades estratégicas en la Región y lograr un desarrollo justo y sostenible para las pymes son algunos de los puntos que la agrupación ha definido como prioritarios y en los que se debe trabajar.

 

Concepción, marzo 15 de 2021.

La Agrupación de Organizaciones Productivas del Biobío – AGOP-  es una entidad conformada por los principales gremios y organismos empresariales de la región cuyo desafío es convertirse en una instancia de diálogo y encuentro para trabajar, crear y proponer acciones para el desarrollo económico de este territorio en beneficio de la prosperidad y el porvenir de sus habitantes. Este acuerdo histórico entre las principales asociaciones gremiales de esta parte del país se establece desde la preocupación por el futuro, el resguardo de la paz y el desarrollo social del país y la región.

Según explicó AGOP esta mañana durante un encuentro con periodistas, el documento se enfoca en aumentar el diálogo y acordar un marco de mínimos comunes que aseguren estabilidad y posibilidades de proyección personal y empresarial. Esto considerando los graves efectos económicos y sociales causados por la pandemia por COVID19 y el escenario local con sus problemas estructurales o de larga data como el desempleo, pérdida de competitividad, baja inversión pública, escaso capital social y violencia rural en la Provincia de Arauco, entre otros.

En representación de la Agrupación de Organizaciones Productivas del Biobío hablaron Helen Martin Urrutia, Presidenta de la Cámara Chilena de la Construcción, Carola Parada Gavilán, gerenta general de IRADE, Michel Esquerré Dal Borgo, Presidente de las Pymes Madereras y Humberto Miguel Cerda, Presidente de la Asociación de Empresas del Biobío, estos últimos en representación de la Unión de Gremios Pymes

Helen Martín señaló que “este documento es por sobre todas las cosas un aporte y una voz de alerta para que comencemos a trabajar sobre un diagnóstico común para sobreponernos al permanente desgaste de la competitividad regional cuyo efecto más visible es la creciente pérdida de empleos y talento local, el cierre de empresas y una merma en la capacidad general de nuestra región”

Carolina Parada Gavilán, gerenta general de IRADE, insistió en la “responsabilidad transversal de todos los actores de cuidar la industria local para intentar recuperar los casi 130 mil empleos que hemos perdido en nuestra región. Necesitamos al gobierno, los parlamentarios, el CORE, alcaldes, así como también al sector privado y la ciudadanía para hacer esfuerzos probablemente nunca vistos para sobreponernos al daño profundo que ha dejado la pandemia y la violencia, que lamentablemente no termina de apagarse”.

A su vez Michel Esquerré Dal Borgo, Presidente de las Pymes Madereras señaló al comentar las ideas que contienen “Los 13 desafíos…”  que “todos esperamos una región donde prevalezca la paz social, eso es lo primero y en donde podamos tener un desarrollo en todos los ámbitos, culturales, económicos, de sociedad, en el entendimiento, en la capacidad de escuchar, en la comprensión y en el espíritu de unidad. Que tengamos siempre a la vista y presentes a todas las comunas y que incorporemos la visión de largo plazo en nuestro trabajo como región, pues sólo eso es lo que nos va a sacar adelante”.

Por último, Humberto Miguel, presidente de ASEM Biobío, destacó la importancia del documento, el cual “recoge preocupaciones que no solo corresponden a la labor empresarial, sino que también desde la mirada de buscar el desarrollo y el bienestar de toda la población”. Agrega que “el camino que debe tomar la Región es aquel donde se privilegie el diálogo y donde haya participación activa de todas las instancias, fomentando ese círculo virtuoso que se forma con el estado, la academia y los privados”, puntualizó.